Burnout o síndrome de estar ‘quemado’, el rol de los departamentos de RRHH para evitarlo

Burnout o síndrome de estar ‘quemado’
El síndrome de burnout fue reconocido por la OMS como un riesgo laboral. Conoce sus síntomas y el rol de RRHH para evitarlo en las empresas.

Hace poco más de dos décadas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al síndrome del burnout, o estar “quemado”, como uno de los factores de riesgo laboral.

De acuerdo con la OMS, el burnout es un síndrome que se da como resultado de la exposición prolongada al estrés derivado del trabajo o climas laborales complicados.

La organización con sede en Ginebra, Suiza, explica que el burnout está caracterizado por:

  • Una sensación continua de agotamiento.
  • Sentimientos negativos o cínicos respecto al trabajo, así como un distanciamiento mental de los temas laborales.
  • Reducción en la eficacia laboral.

Si bien la OMS asegura que este síndrome es cada vez más común entre los trabajadores, especialmente en aquellos dedicados al sector servicios, no es en sí una condición médica.

El pasado 1 de enero de 2022 entró en vigor la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos (CIE -11) de la OMS y dentro de la lista se incluyó el burnout o el “síndrome del trabajador quemado”.

La CIE es el estándar internacional de la clasificación diagnóstica que sirve para notificar enfermedades y afecciones con cualquier fin clínico o de investigación, y constituye la base para continuar evaluando la evolución de la salud y obtener estadísticas mundiales, según la página de la OMS.

Origen del término

El término del burnout es relativamente reciente y fue acuñado en 1974 por el psicólogo de origen alemán y estadounidense, Herbert Freudenberger, mientras trabajaba en una clínica para adictos y personas sin hogar.

El término no nació haciendo referencia a las personas que eran tratadas en esa clínica, sino por los médicos y el personal que trabajaba en las instalaciones.

El psicólogo observó que muchos de los trabajadores y voluntarios comenzaban a sentirse agotados – tanto física como emocionalmente – y desmotivados, lo que resultaba en que los pacientes ya no estaban recibiendo un trato de calidad.

Tras su paso por esta clínica, Ferudenberger publicó el libro titulado: “Burnout: El Alto Costo de los Grandes Logros” (Burnout: The High Costo f High Achievement) en 1980, el cual se sigue tomando como referencia para el entendimiento de este síndrome.

Durante una conferencia impartida en el Harvard Business Club en 1981, el psicólogo explicó que el burnout no es “una neurosis, una enfermedad o un colapso mental”, sino un proceso que va llevando a los individuos a la desmotivación, el agotamiento y el cinismo.

Freudenberger enlista 12 síntomas a los que debe prestar atención cualquier persona que trabaje en ambientes altamente estresantes y que se deben evitar para no caer en el burnout:

  1. La obsesión por demostrar el valor de la persona: cuando se intenta demostrar obsesivamente el valor de las personas como empleados, se aceptan cada vez más responsabilidades, incluso más allá de las capacidades de las personas.
  2. Trabajar más duro: muchas veces, al trabajar más y con más intensidad, las personas pierden la capacidad de desconectar la mente del trabajo.
  3. Desatender necesidades: esto se refleja en patrones del sueño erráticos, desórdenes alimenticios y la falta de interacción social.
  4. Ignorar los conflictos: los problemas son ignorados porque pueden convertirse en una amenaza, lo cual puede provocar pánico y nervios.
  5. Cambios en los valores: los valores de las personas comienzan a distorsionarse, las personas se alejan de sus amigos y familiares y comienzan a ver a sus pasatiempos como irrelevantes, ya que solo el trabajo es prioridad.
  6. Negación de los problemas: las personas comienzan a volverse intolerantes, perciben a los colaboradores como estúpidos, flojos, demandantes o indisciplinados. Se vuelve más complicado sostener contactos sociales, perciben a los problemas como provocados por las presiones del trabajo y la falta de tiempo y no porque se requieren cambios en el modo de vida.
  7. Retirada: la vida social es básicamente inexistente y la necesidad de liberar el estrés puede llevar a las personas a abusar de las drogas o el alcohol.
  8. Cambios de conducta: las personas pueden comenzar a mostrar cambios conductuales preocupantes para sus amigos y familiares.
  9. Despersonalización: las personas dejan de verse y ver a los demás como valiosos. Las necesidades personales son inexistentes.
  10. Vacío interno: la sensación de vacío puede llevar a las personas a conductas como comer demasiado, tener sexo de manera compulsiva, apostar o abusar del alcohol y de las drogas.
  11. Depresión: sensación de pérdida y agotamiento.
  12. Síndrome de burnout: puede llevar a un colapso físico o mental y requerir de atención médica.

¿Qué tanto afecta el burnout en el mundo?

Con el surgimiento de la pandemia de COVID–19, los casos de burnout se han disparado, no solo por el personal médico que ha estado expuesto a jornadas intensas y prolongadas para atender a los pacientes con los síntomas que provoca el virus, sino también por las personas que trabajan desde sus hogares y cuyos horarios laborales se han alargado.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), si bien el teletrabajo – también conocido como home office – ha ayudado a evitar y reducir contagios y riesgos laborales, si no se gestiona adecuadamente puede llevar al aumento de enfermedades mentales.

“Factores de riesgo psicosocial como las altas cargas y ritmos de trabajo, las largas jornadas laborales, la percepción de tener que estar disponible en todo momento y en todo lugar, la falta de desarrollo profesional, la excesiva fragmentación de las tareas, la escasa autonomía y control sobre las tareas, una pobre cultura organizativa y conductas de ciberacoso pueden, entre otros, afectar negativamente a la salud mental de los teletrabajadores, causando enfermedades profesionales como el agotamiento físico y mental (burnout), el estrés relacionado con el trabajo y la depresión”, explicó Carmen Bueno, Especialista en Seguridad y Salud en el Trabajo, Oficina de la OIT para el Cono Sur de América Latina en el blog de la organización.

Aunque no existen estadísticas respecto a la cantidad de gente que padece el síndrome de burnout, algunos países comenzaron a medir el impacto en su población, incluso desde antes de la pandemia.

Por ejemplo, en el Reino Unido se estima que 595,000 personas sufrieron estrés laboral en 2018, mientras que, en el caso de España, el Observatorio de Recursos Humanos reportó en septiembre de 2020 que por lo menos 45% de los trabajadores admitieron sufrir de estrés laboral.

Según estadísticas de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), México es de los países miembros que más horas trabaja y que 8 de cada 10 personas viven con estrés laboral.

De acuerdo con la OMS, en China, 7 de cada 10 personas viven con estrés laboral y en Estados Unidos la proporción es de 6 de cada 10.

¿Cómo combatir el burnout?

De acuerdo con Travis Bradberry, autor del libro Inteligencia Emocional 2.0, una vez diagnosticados con el síndrome de burnout, o tras detectar que tenemos varios síntomas, podemos llevar a cabo las siguientes acciones para poder comenzar a revertir sus efectos.

1.- Desconectar: es una de las estrategias más importantes para poder comenzar a revertir el burnout, porque si la persona que sufre de este síndrome no puede encontrar el tiempo para desconectarse del trabajo, en realidad es como si siguiera trabajando.

2.- Poner atención a las señales del cuerpo: el autor explica que la mayoría de las veces el burnout se manifiesta en síntomas físicos como dolores de cabeza o malestares estomacales, por lo que recomienda estar atento a las señales de nuestro cuerpo.

3.- Agendar momentos de relajación: Bradberry explica que tener momentos de relajación en el día es tan importante como trabajar.

4.- Evitar las pastillas para dormir: Procurar que el cuerpo y la mente puedan descansar dentro de un proceso natural del sueño es importante para que se logre un descanso reparador y evitar el burnout. El autor no solo recomienda no tomar píldoras para dormir sino también evitar el alcohol como medio para conciliar el sueño.

5.- Organizarse: Uno de los principales motivos detrás de una cantidad excesiva de trabajo tiene que ver con la falta de organización. Si se aprende a organizar mejor el tiempo, también se puede ser más efectivos en alcanzar las metas laborales.

6.- Tomar descansos durante la jornada laboral: Psicológicamente hablando, las personas trabajan mejor en segmentos de entre una y una hora y media, intercalando 15 minutos de descanso. Si se espera sentir cansancio para tomar un break sé es más propenso a la fátiga.

7.- Apoyarse en un sistema de soporte: Aunque parezca que es mejor alejarse de la gente cuando se pasa por episodios de mucho estrés, los amigos y la familia pueden ayudar como aliados en contra del burnout.

El psicólogo explica que, si ninguna de estas estrategias parece ayudar, el problema podría estar en el trabajo mismo y el ambiente que se maneja dentro del entorno laboral.

El papel del departamento de Recursos Humanos

Dado que una de las causas del burnout entre los empleados está relacionada con el ambiente laboral, una manera de detectar si la empresa está siendo la causante de este síndrome es la realización de una encuesta de clima laboral.

Si bien en la encuesta los empleados podrían mentir o no demostrar con precisión la gravedad del problema, expertos en Recursos Humanos recomiendan realizarla de todas maneras, y si es posible, implementar algún tipo de software que ayude a que los empleados se sientan en confianza respondiendo las preguntas.

Además de la encuesta de clima laboral, existen otros instrumentos que pueden ayudar a medir si uno o varios empleados sufren del síndrome de burnout.

Uno de los más conocidos es la escala de Maslach o Maslach Burnout Inventory que, a través de 22 afirmaciones sobre los sentimientos y actitudes, busca conocer el estado mental y físico del empleado.

Otro instrumento es el inventario de burnout de Copenhague que consta de 19 preguntas divididas en tres partes para medir el agotamiento.

Bizneo, una compañía especializada en la elaboración de software de Recursos Humanos recomienda, además de la encuesta de clima laboral, las siguientes acciones para mejorar el ambiente.

  1. Fomentar la comunicación: entre las recomendaciones para esto está el poner a disposición de los empleados una línea de ayuda con especialistas en salud mental y fomentar la creación de espacios seguros donde los empleados puedan expresarse libremente.
  2. Limitar la carga de trabajo: establecer límites en cuanto a número de grandes proyectos en los que un empleado puede estar involucrado simultáneamente, contar con programas de flexibilidad y teletrabajo, así como promover la desconexión tecnológica tras el final del horario laboral puede contribuir a esta medida.

Medidas legales contra el burnout

Ante la implementación masiva pero repentina del teletrabajo, la OIT recomienda revisar las legislaciones al respecto.

Por ejemplo, en Brasil, el empleador debe orientar a los empleados de tal manera que se eviten enfermedades y accidentes de trabajo, aun estando en casa.

En el caso de Chile, las autoridades diseñaron un instrumento de autoevaluación para que los teletrabajadores puedan identificar los peligros y riesgos asociados a temas psicosociales, ergonómicos, ambientales y de seguridad.

Tanto en Argentina, como en Chile, la legislación en este sentido habla también del derecho a la desconexión digital, un elemento fundamental para evitar el burnout.

Si bien en España también existe una legislación que señala el derecho a la desconexión digital, según un estudio de GlobalWebIndex, el 74% de los teletrabajadores revisa su correo electrónico fuera del horario laboral.

Según Daniel Toscani, profesor de la Universidad de Valencia, en entrevista con el diario El País, explicó que las empresas españolas todavía no tienen una actuación clara hacia la promoción de la desconexión digital.

Formación relacionada

La página web www.cerem.ec utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir