Conoce las claves de un negocio Freemium

Conoce las claves de un negocio Freemium
Cada vez son más empresas las que ofrecen sus servicios de manera fremium. Aquí te explicamos en qué consiste este modelo de negocio con ejemplos de uso.

Cada vez más empresas, sobre todo las digitales, apuestan por el Fremium para generar oportunidades de conversión. ¿En qué consiste este modelo de negocio? A continuación se explicará por qué está teniendo tanto éxito, cuáles son sus condiciones y se verán algunos ejemplos de compañías de diversos sectores que lo están utilizando con bastante éxito.

Qué es Freemium

Cualquiera que utilice un negocio digital de vanguardia ya conoce la modalidad Freemium (aunque tal vez no sepa que ese es su nombre). Se trata de un modelo de negocio a través del cual una empresa ofrece sus servicios básicos de manera gratuita, de modo que si el cliente precisa servicios más avanzados, o especializados, deberá pagar, por norma, una cuota mensual, anual o trimestral.

Un gran ejemplo de esta estrategia lo podemos encontrar en LinkedIn, una de las plataformas más destacadas que ofrece esta modalidad. El usuario puede, de manera totalmente gratuita, hacerse su propio perfil. Con él podrá redactar su currículum, añadiendo nuevas experiencias y formaciones; escribir actualizaciones o participar en grupos, entre otras alternativas. Pero los usuarios más avanzados, por lo general personas que trabajan en el sector de los recursos humanos o gerentes de empresas, pagan una cuota anual que les da acceso a más funcionalidades. De esta forma LinkedIn se convierte también en una herramienta de trabajo muy valiosa para esos perfiles.

En lo referente a su etimología, Freemium es una contracción de dos palabras inglesas: free (gratuito) y premium (profesional o mejorado). Así, el propio término explica su significado, la combinación entre gratuito y servicios más avanzados.

Por qué un negocio digital se decide a apostar por el Freemium

La captación de clientes es el objeto de este modelo. No solo se sumarán aquellos que quieren disfrutar de los servicios sin pagar ( a cambio de sus datos personales), sino que muchos aprovecharán para probar los servicios antes de adquirirlos.

Esto último es sumamente importante. Habrá personas que desconfían del proveedor de servicios porque no lo conocen, no saben muy bien cuál es la función de lo que ofrecen o si realmente les va a ser útil. Por tanto, poder probar su servicio por un tiempo limitado, o con unas funcionalidades limitadas, es una opción perfecta para lograr que acaben convencidos.

El Freemium es una gran herramienta para los emprendedores y las empresas consolidadas que están lanzando un nuevo servicio en el mercado.

Distinto es ese cliente que solo busca la gratuidad del servicio y que en ningún momento tiene la intención de comprar la versión premium, o lo que es lo mismo, pagar por disfrutarla. Aunque este tipo de clientes son menos interesantes para las empresas que apuestan por este modelo, también aportan un punto positivo, ya que ayudan a mejorar la imagen de la marca y a posicionarla en el mercado.

En resumen, son tres las ventajas que los negocios digitales obtienen al ofrecer servicios Freemium:

  1. Mejoran su imagen de marca.
  2. Llegan a más personas.
  3. Se posicionan frente a su competencia.

No existe una sola forma de hacer esta combinación entre lo gratis y los servicios de pago

Este modelo, íntimamente ligado a los nuevos negocios como las plataformas de streaming, los servicios cloud, las apps móviles o aquellas herramientas de automatización del trabajo en formato SaaS (Software as a Service), no se ofrece de una sola manera. Algunos optan por ofrecer una versión gratuita por un tiempo limitado; otros eligen limitar las capacidades o los usos; e, incluso, los hay que distinguen por el tipo de cliente o incluyendo publicidad en los mismos.

Limitar el tiempo en el que el servicio es gratuito

Hay ocasiones en las que las empresas apuestan por ofrecer sus servicios de manera gratuita por un tiempo determinado. Se tratará el ejemplo de los gimnasios y sus ofertas de «primer mes gratuito». Cuando este tiempo se acaba los clientes deben pagar para poder seguir disfrutando de los servicios del establecimiento. Por lo general, son los negocios físicos los que apuestan por esta modalidad, aunque para los clientes no es tan atractiva como otras. Incluso se encuentran plataformas como YouTube, que combinan el tiempo limitado con otras modalidades de Freemium.

El cliente puede usarlo de manera gratuita un número limitado de veces

El cliente tiene acceso completo a los servicios, aunque solo puede utilizarlos sin pagar las veces que se haya estipulado. O, en el caso de los servicios cloud, se ofrece una capacidad limitada. Por ejemplo, Google a través de Drive permite el almacenamiento en formato compartido de archivos, pero alcanzado al límite de 15 GB, el servicio comienza a ser de pago. Lo mismo ocurre con Dropbox, que ofrece hasta 2 GB; iCloud de Apple ofrece hasta 5 GB; los usuarios de Microsoft disfrutan de 7 GB de capacidad de almacenamiento gratuito. Si quieren más espacio, los usuarios tendrán que pagar la cuota mensual que estipule la empresa que les ofrece el servicio.

Pagar más por funcionalidades extra

En este caso, los usuarios pueden utilizar las funcionalidades más básicas del servicio de manera gratuita. Eso sí, si quieren hacer un uso más avanzado de los mismos, tendrán que pagar por ello. Un ejemplo de esto es Spotify (que combina este modelo Freemium con otro del que se hablará más adelante: el publicitario). Los usuarios pueden hacer uso de la plataforma de música en streaming de manera gratuita, pero si quieren más funcionalidades, como por ejemplo poder guardar sus canciones en el móvil para no gastar datos cuando estén escuchando música por la calle, tendrán que abonar una cuota mensual.

Uso limitado

Este es un modelo que utilizan, de manera habitual, las empresas de software profesional. Ofrecen una licencia de manera gratuita, pero si se necesitan más funcionalidades es necesario pagar por ellas.

Servicios gratuitos para ciertos clientes

Este es un Freemium poco común, pero es necesario explicarlo al hablar de las modalidades de este modelo de negocio. Las empresas que optan por él ofrecen servicios gratis solo a ciertos clientes. Es decir, examinan el perfil que está solicitando este servicio y, si les interesa, se lo ofrecen gratis. Tal vez con un ejemplo se pueda entender mejor: una aplicación móvil que permite la edición de fotos para que queden perfectas para Instagram. Si la empresa desarrolladora apuesta por este modelo, se la ofrecerá a influencers de manera gratuita, mientras que otras personas que quieran utilizarla deberán abonar el coste que esté indicado. El objetivo de ello es que si los influencers la utilizan, y les gusta, hablarán de ella, por lo que se convertirán en usuarios, o promotores, al llegar a millones de personas con sus publicaciones al respecto.

Pago por eliminar la publicidad

Hay empresas que monetizan sus productos insertando publicidad en los mismos, como, por ejemplo, la plataforma de música en streaming Spotify, de la que se habló en párrafos anteriores. De esta manera, el servicio es completamente gratuito a cambio de que tenga cortes publicitarios mientras se utiliza. Aquel que quiera eliminar estos anuncios puede hacerlo haciéndose prémium, es decir, abonando la cuota correspondiente. Ejemplo de este modelo freemium también es YouTube.

Qué debe tener en cuenta una empresa que quiera aplicar el modelo Freemium a sus servicios

Está claro que no todas las empresas podrán utilizar este tipo de modelo. Pero las que cuentan con servicios que se prestan a dividir sus funcionalidades, o que pueden aplicar alguno de los tipos que se han explicado en el punto anterior, deben estar preparadas. Los expertos definen 3 pilares básicos para el modelo Fremium:

1. La producción debe ser amplía, específica y variada. Cuanto más tenga de estos adjetivos mucho mejor será para la empresa. Amplía porque hay que llegar a muchas personas para conseguir un cliente de pago; específica porque de esa manera podrán dirigirse a un grupo específico de clientes (profesionales de un sector concreto, por ejemplo); y variada porque debe ser distinta a lo que existe actualmente en el mercado para convencer a los usuarios que esa es la mejor opción.

2. La distribución ha de ser multicanal y el servicio debe estar en todas partes. Es necesario estar presente en todas partes: redes sociales, e-commerce, ferias, eventos variados, etc. Y también utilizar todos los medios publicitarios posibles, como Google Ads, Facebook Ads, email marketing, etc.

3. El cliente es el centro de toda la estrategia empresarial. Cualquier decisión que se tome debe contar con él, con sus gustos, sus preferencias y sus comentarios.

Hoy en día son muchas las empresas que han apostado por el Freemium como la mejor manera de poder vender sus productos y llegar cada vez a más clientes. Se trata de un marco que cada vez gana más adeptos de sectores muy variados. Como se explicaba en las primeras líneas, incluso los negocios físicos se están apuntando a ofrecer, a sus posibles clientes, servicios gratuitos con el objetivo de que hablen de ellos o acaben por convencerse de su excelencia. Una vez convertidos, estos aceptarán pagar una cuota por poder disfrutarlos durante más tiempo, o con más funcionalidades.

La página web www.cerem.ec utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir