Hacia la estandarización de la cuarta revolución industrial

Hacia la estandarización de la cuarta revolución industrial

El concepto de industria 4.0, acuñado en 2011 en el Salón de la Tecnología Industrial de Hannover, hace referencia la cuarta revolución industrial que se está produciendo gracias a las nuevas tecnologías. En este proceso, la implantación de estándares no solo es una necesidad, sino que aporta una serie de beneficios a las empresas y consumidores.

En qué consiste la cuarta revolución industrial

Hablar de industria 4.0 es hacerlo de las nanotecnologías, la inteligencia artificial, los macrodatos (big data), los robots, las impresoras 3D, los drones y los sistemas de almacenamiento de la energía. Se podría decir que al final de este proceso se encuentran las fábricas inteligentes, porque las empresas podrán crear redes de trabajo que se controlen a sí mismas en toda la cadena de valor.

Lo más novedoso de esta revolución respecto a las anteriores es que no se trata de un determinado desarrollo o avance, sino de la convergencia de diversos desarrollos. Es, por lo tanto, el resultado del encuentro de diferentes tecnologías, entre las que se incluyen las neurotecnologías y la ingeniería genética.

El fundador y director ejecutivo del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), Klaus Schwab, es uno de los expertos que han definido cómo será el futuro de la empresa en los próximos años. Schwab, autor del libro La cuarta revolución industrial (Schwab, 2016), sostiene que este proceso no se define por un conjunto de tecnologías emergentes, sino porque sobre la infraestructura de la revolución digital anterior se produce una transición hacia nuevos sistemas.

Las claves que explican esta nueva revolución industrial

En la reunión del Foro Económico Mundial de 2016, el llamado Foro de Davos, se señalaron cinco claves que sirven para entender en qué consiste y cómo se está desarrollando esta revolución industrial 4.0:

  1. El primer país que la introdujo en la agenda del Gobierno fue Alemania, denominándola «estrategia de alta tecnología».
  2. Está basada en sistemas ciberfísicos que combinan infraestructura física con aplicaciones, sensores, tecnología digital de comunicaciones y nanotecnología.
  3. El internet de las cosas tendrá un papel clave.
  4. Se estima que, en los próximos quince años (desde 2016), aportará unos quince mil millones de euros a la economía mundial.
  5. Afectará a las industrias de todo el planeta y transformará el mercado laboral.

Para el WEF, una de las características que definen este proceso es la velocidad de los avances, algo que no tiene precedentes en la historia. Además, estos cambios están afectando a casi todos los sectores industriales de todos los países.

La tendencia es a la automatización total y Alemania ya comenzó a potenciar este modelo en 2013. El Gobierno federal alemán puso en marcha una estrategia de alta tecnología con el fin de que su industria pueda producir sin necesitar mano de obra humana. Dos pilares de esta automatización son los sistemas ciberfísicos, que ahora son posibles gracias al internet de las cosas y la computación en la nube.

Los sistemas ciberfísicos no son otra cosa que la combinación entre la maquinaria física y los procesos digitales. Estos sistemas tienen capacidad para tomar decisiones descentralizadas y de coordinarse entre sí. También pueden cooperar entre ellos y con los seres humanos a través del internet de las cosas. El resultado es la fábrica inteligente, llevada a su máximo potencial.

Otro aspecto relevante del conjunto de tecnologías que posibilita la industria 4.0 es el de la ciberseguridad, según señala el informe La transformación digital de la industria española, elaborado en 2015 por el Ministerio de Energía, Industria y Turismo del Gobierno de España. La ciberseguridad se considera uno de los «habilitadores digitales o tecnológicos» que hacen posible la nueva industria y resulta clave para integrar las tecnologías de la comunicación en los procesos productivos.

Impacto en el empleo

Aunque las estimaciones económicas respecto al impacto de esta revolución son halagüeñas para la macroeconomía, en el empleo puede ser muy negativo, ya que según el WEF se pueden perder unos cinco millones de puestos de trabajo en las quince mayores economías del mundo. Es cierto que también se podrán generar nuevos empleos en tareas que hasta ahora eran inexistentes, pero muchas personas no podrán reciclarse a tiempo para aprovecharlo y se quedarán fuera del sector productivo.

En países como Alemania esto no será un gran problema, ya que lleva varios años anunciando que necesita más de un millón de inmigrantes, comunitarios y extracomunitarios, para cubrir los puestos vacantes de sus empresas. El envejecimiento de la población en el continente europeo puede facilitar el cambio dentro de la UE, pero en países con tasas elevadas de desempleo, como España, el cambio de modelo productivo puede resultar perjudicial a corto plazo.

Estándares para la nueva industria 4.0

Para interconectar todos los sistemas en los procesos de investigación, diseño, desarrollo, producción y logística, así como prestar los servicios asociados, hacen falta interfaces estandarizadas.

En ese empeño están trabajando desde hace años las organizaciones internacionales de normalización, la Organización Internacional de Normalización (ISO) y la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC, por sus siglas en inglés). Sus estándares ya se utilizan en los modelos de fabricación de la industria 3.0, y ahora se trata de hacerlos evolucionar en los aspectos que sean necesarios.

Uno de estos aspectos, ya citado anteriormente, es el de la ciberseguridad. En este sentido, hay varios comités técnicos de normalización elaborando estándares. Entre ellos, los siguientes son referencia mundial en los sistemas de gestión de la información:

1. ISO/IEC JTC 1/SC 27. Técnicas de seguridad para tecnologías de la información

Este comité elabora estándares para la protección de la información en TIC.

  • Modelo ISO/IEC 27000. Gestión de la Seguridad de la Información (SGSI).
  • Serie ISO/IEC 27032. Directrices para ciberseguridad.
  • Serie ISO/IEC 27033. Seguridad de las redes.
  • Serie ISO/IEC 27034. Seguridad de las aplicaciones.
  • Serie ISO/IEC 27035. Gestión de incidentes de seguridad de TI.
  • Serie ISO/IEC 27036. Gestión de la seguridad de la información en relaciones con terceros.
  • Serie ISO/IEC 27037. Gestión de evidencias digitales.
  • Serie ISO/IEC 27050. Gestión de los procesos de investigación (e-Discovery).

2. IEC/SC 65C/WG 13. Redes industriales. Ciberseguridad

Este grupo elabora estándares específicos de aplicación a la ciberseguridad de los sistemas de control y automatización industrial (IACS, Industrial Automation and Control Systems). Aunque los estándares se van ampliando con nuevos proyectos, ya están definidos los siguientes:

  • IEC TS 62443-1-1:2009. Redes de comunicaciones industriales. Seguridad de la red y del sistema. Parte 1-1: Terminología, conceptos y modelos.
  • IEC 62443-2-1:2010. Redes de comunicaciones industriales. Seguridad de la red y del sistema. Parte 2-1: Establecimiento de un programa de seguridad del sistema de control y automatización industrial.
  • IEC TR 62443-2-3:2015. Seguridad para los sistemas de automatización y control industrial. Parte 2-3: Gestión de parches en el entorno IACS.
  • IEC 62443-2-4:2015. Seguridad para los sistemas de automatización y control industrial. Parte 2-14: Requisitos del programa de seguridad para los proveedores de servicios IACS.
  • IEC 62443-3-1:2009. Redes de comunicaciones industriales. Seguridad de la red y del sistema. Parte 3-1: Tecnologías de seguridad para los sistemas de automatización y control industrial.
  • IEC 62443-3-3:2013. Redes de comunicaciones industriales. Seguridad de la red y del sistema. Parte 3-3: Requisitos de seguridad y niveles de seguridad del sistema.

Además de la ciberseguridad, se han elaborado ya estándares para conectividad y robótica avanzada. Otros grupos de trabajo se centran en las nuevas tecnologías de fabricación, sensores, internet de las cosas, computación en la nube y macrodatos. En total hay 68 comités trabajando y un centenar de estándares ya publicados o en proceso de elaboración.

Los comités están formados por grupos de interés: representantes de las empresas; organizaciones de consumidores; colegios profesionales; organismos de certificación; ensayos e inspección; organizaciones ambientales y sociales; autoridades y organismos encargados de hacer cumplir la legislación; asociaciones sectoriales; sindicatos; instituciones educativas y centros de investigación, entre otros.

Qué es el Foro AENOR Estándares para la Industria Conectada 4.0

Por su parte, la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) ha constituido el Foro AENOR Estándares para la Industria Conectada 4.0, con el fin de situar a la industria española en los foros internacionales donde se debate la estandarización industrial. Este grupo está abierto a todas las organizaciones interesadas y es una iniciativa útil para evitar que la industria española se quede al margen del nuevo modelo industrial.

AENOR también ofrece sus 9 certificaciones para la transformación digital, un ecosistema digital para acompañar a las organizaciones en su proceso de adecuación al entorno digital. En estas certificaciones se abordan aspectos como el gobierno y gestión de las TIC; gobierno, gestión y calidad de datos, y ciberseguridad y cumplimiento normativo (compliance).

Por último, conviene recordar algunos beneficios que ofrece la estandarización de la industria 4.0 para las empresas y los consumidores. A las primeras les ofrece una base sólida sobre la que diseñar nuevas tecnologías y mejorar sus procesos. En concreto, los estándares facilitan el acceso al mercado, proporcionan economías de escala y fomentan la innovación. Además sirven para aumentar el conocimiento de las iniciativas y los avances técnicos.

 A los consumidores, estas normas les ofrecen una base para acceder a nuevas características y opciones, logrando mejorar la vida cotidiana con artículos seguros y de calidad contrastada.

La página web www.cerem.ec utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir