Permisos retribuidos: cuando se inicia su disfrute

Permisos retribuidos: cuando se inicia su disfrute
En el artículo se explica en qué consiste el permiso retribuido y en qué momento efectivo lo puede disfrutar el trabajador que se beneficie de esta opción

El permiso retribuido es una posibilidad para que los trabajadores puedan disfrutar de un número determinado de días sin presentarse al trabajo y cobrando. Lo más importante a destacar es que la jurisprudencia con respecto a cuándo empieza el disfrute ha cambiado en los últimos años. 

Los principales tipos de permiso retribuido

Los permisos que están retribuidos son de varios tipos, pero antes de nada conviene diferenciarlos con las bajas laborales. Un permiso está concebido para unos pocos días y tiene el objeto de que el trabajador pueda ausentarse por causa de un determinado acontecimiento.

Este permiso no se resta a efectos de antigüedad laboral y es retribuido, de manera que al trabajador no se le va a restar nada de lo que le corresponde por salario. Este es un aspecto importante que conviene tener en cuenta

Los permisos son de varios tipos y conviene conocerlos porque la duración es variable. Estos son los principales permisos retribuidos que se pueden disfrutar según el artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores

Permiso por nacimiento de un hijo

El permiso se dará cuando nazca un hijo y, por regla general, será de dos días naturales ampliabas a cuatro si hay necesidad de desplazarse. La cantidad puede aumentar en caso de un parto múltiple, de manera que es bueno recordar este elemento. 

Permiso por fallecimiento

El fallecimiento de los cónyuges, hijos, padres o familiares de segundo grado tiene un permiso de dos días, que se amplía a cuatro si se tiene que hacer algún desplazamiento. Este permiso está concebido para poder ir al velatorio y al sepelio, así como desplazarse si es necesario. 

Permiso por matrimonio

Si un trabajador decide contraer matrimonio, tiene la posibilidad de disponer de un permiso de 15 días naturales. Eso sí, es importante realizar un preaviso para que se pueda disfrutar y, a diferencia de otros casos, una vez que se empiece a contar también correrán los días festivos. 

Accidente, hospitalización o intervención quirúrgica de familiares

Este permiso se da para familiares directos y tendrá una duración de dos días que puede aumentar a cuatro si hay un desplazamiento a otra localidad. Los familiares que se ven afectados son cónyuges, hijos, padres y hermanos. La idea es que se pueda responder en casos imprevisibles donde es necesario dar un apoyo a las personas más próximas.

Traslado de domicilio

Si un trabajador tiene que trasladarse desde su lugar de residencia habitual a otro emplazamiento, dispondrá de un permiso de un día libre. El objeto es facilitar que la persona se desplace y realice las gestiones necesarias para asentarse.  

Cumplimiento de deberes públicos

Este permiso puede ser por varios motivos, desde testificar en un juicio a votar o a formar parte de una mesa electoral si es día laborable. En este caso, el tiempo del permiso será el indispensable, pero puede ser de horas o varios días. 

Cómo se realiza el cómputo de los permisos retribuidos

El primer aspecto que hay que señalar es que, salvo en los permisos por matrimonio, no hay una especificación de que los días sean naturales o hábiles. En el caso del matrimonio sí se habla de 15 días naturales, pero en los demás casos no quedaría claro.

Precisamente, la contabilización de los permisos retribuidos en día laborable o festivo ha sido uno de los caballos de batalla de la legislación española. Hasta hace bien poco, no había una definición clara acerca del momento en que se empezaban a contar los permisos. 

Esta cuestión no es baladí, porque en caso de que un hecho se dé en domingo, es importante determinar si el permiso empieza a contar ese día o el siguiente. Lo cierto es que ha habido criterios dispares, de manera que convenía una resolución clara. 

La tradición del computo de los periodos de permiso ha sido más bien restrictiva. Hubo varias sentencias y recursos que sentaban jurisprudencia y que tendían a hacer coincidir el inicio de los permisos con el día en que se generaba el hecho. 

Otro aspecto importante es que la sentencia de lo Social 124/2016 del Tribunal Supremo establecía, hasta hace poco, que el inicio del cómputo era a partir del día en que se producía el hecho. Esto era así independientemente de si ese día fuese laborable o festivo porque se entendía que el permiso era para una cuestión puntual y no tenía que prolongarse.

En 2018 ha habido un cambio de importancia para contabilizar los plazos. La actual jurisprudencia, que quedó definida en la sentencia 145/2018 de 13 de febrero de la sala de lo Social del Tribunal Supremo, deja claro cuándo ha de empezar el computo

Cuando se inicia el disfrute de cada permiso

La actual jurisprudencia deja claro que el permiso solo empieza a computar el siguiente día laborable al día que se produce el hecho, a excepción del permiso para cumplir deberes públicos. La resolución oficial indica textualmente que «el permiso se da para ausentarse del trabajo en día laborable, pues en día festivo no hace falta».

Por ejemplo, en el caso de que un hijo nazca un domingo, el permiso retribuido empezará a computar el lunes si ese día es laborable. La idea es facilitar que el trabajador pueda descansar y cumplir con sus obligaciones sin desvirtuar el sentido original para el que se reconoció en su día ese derecho. Este resultado ha supuesto un cambio cualitativo en lo referente a los derechos de los trabajadores. 

Hasta la fecha, no estaba tan clara la cuestión de cuándo empezaban estos permisos. Con la nueva sentencia, queda definida con mayor claridad el calendario de este derecho que tienen todos los trabajadores cuando se dan estas situaciones. 

Hay que recordar que la duración de los permisos está regulada por el Estatuto de los Trabajadores, pero también por el correspondiente convenio. Este aspecto es importante porque, en algunos casos, la cantidad a días a disfrutar puede aumentar.

Esta interpretación se tiene que aplicar únicamente para los permisos por matrimonio, fallecimiento o nacimiento de un hijo.

Cómo gestionar los permisos retribuidos

El primer elemento a considerar es que el trabajador está obligado a realizar un preaviso al empresario y que, en determinados casos, este puede solicitar algún documento adicional. Lo recomendable es cursar la solicitud por escrito siempre que sea posible.

El documento de solicitud debería hacer constar información importante para que se tomen las decisiones correspondientes y se aprovechen al máximo. Hay que incluir nombre, apellidos, motivo por el que se va a iniciar el permiso y el la fecha de inicio del mismo. Cuanto más exhaustiva sea la información, mejor que mejor porque no habrá margen para la interpretación.

Es cierto que con una comunicación verbal puede ser suficiente en algunos casos, pero por cuestiones de certidumbre es preferible dejar por escrito esta información. 

Consejos para gestionar correctamente un permiso

Una empresa o un autónomo tiene que ser conocedora de la legislación y de los cambios con respecto a los permisos. Hay tres aspectos que conviene señalar y que son determinantes para no tener incertidumbre:

Estatuto de los Trabajadores

El Estatuto de los Trabajadores es la legislación marco y actúa como tope inferior del cual no se puede bajar. Los días que se hacen constar en el articulado representan el mínimo que se tendrá que conceder, sea cual sea el convenio sectorial o territorial.

Convenio Sectorial

El Convenio Sectorial o territorial es el acuerdo al que se ha llegado y, por definición, incluye condiciones más ventajosas para los trabajadores. Este es el motivo por el que, si hay una regulación de los permisos retribuidos, será en el sentido de hacer constar lo que indica el Estatuto de los Trabajadores o mejorarlo

Día en que se origina el hecho

El día del hecho por el que se inicia el permiso es fundamental porque, en función del día de la semana o de si es laborable o no, el plazo empezará ese día o el siguiente laborable. Como principio general, cuando la circunstancia se da un domingo, el permiso empezará el lunes. 

La información con que se dispone es importante y, si se tienen en cuenta estos aspectos, se podrá tomar una decisión a futuro y coordinar mejor los cuadrantes. 

Conclusión

La contabilización correcta de un permiso es fundamental para que la empresa y el trabajador tengan certezas y puedan tomar decisiones racionales y previsibles. Los pronunciamientos jurídicos hasta ahora tendían a tener una consideración conservadora de estos permisos hasta que la sentencia 145/2018 ha dado un cambio.

El cambio de la jurisprudencia permite que se pueda iniciar el día posterior al hecho que se origine si ha sido festivo. Con ello, se garantiza mejor este derecho de los trabajadores porque había una cierta ambigüedad alrededor de esta cuestión. La actual jurisprudencia tiene un carácter normativo a largo plazo, de manera que hay que tenerla presente.

El permiso retribuido aumenta en la práctica porque, en muchos casos, se aumenta cuando empieza en festivo. Es conveniente conocer mejor todos los detalles de la actual jurisprudencia para saber cuándo hay que empezar. 

La página web www.cerem.ec utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir