“Quick wins” para ser más creativo

“Quick wins” para ser más creativo
La CREATIVIDAD; INNOVACIÓN requiere de práctica y de un esfuerzo permanente, no es algo que surja de la nada y debe ir acompañada de estos consejos.

La CREATIVIDAD; INNOVACIÓN es un concepto ansiado por muchos. Sin embargo, a veces no llega, frustra y cuesta conseguirla, ¿a qué puede deberse esto?

La inspiración o motivación que se aplica en el trabajo no viene de la nada y tampoco tiene un factor innato. Es probable que, visto desde fuera, pensemos que existen personas que son más propensas a encontrarla o a hacer uso de ella. Sin embargo, esto es una cuestión de práctica como todo en la vida.

¿Qué significa QUICK WINS?

La traducción de QUICK WINS, al castellano, es ‘victorias rápidas’ y se aplica para aludir a esas acciones que pueden ser realizadas sin un mayor esfuerzo pero que, en conjunto, traen consigo grandes resultados.

En muchas ocasiones, las ganas de querer abarcar más de lo que podemos, suele afectar a nuestra forma de gestionar el tiempo que, a su vez, se manifiesta mediante el estrés o la ansiedad. Por ello, hay que tener presente este concepto cuando uno quiere aprovechar su tiempo de trabajo, ser más creativo y lograr mejores resultados.

Por ello, en el siguiente artículo, vamos a hablar de una serie de hábitos que entran dentro de lo que se engloba en esta definición y que, en cuestión de poco tiempo, conseguirán reportarnos grandes beneficios que alcanzaremos sin dificultad.

Siguiendo estos consejos, hallaremos una forma de conseguir que nuestra productividad laboral y personal sea efectiva. Sin embargo, cabe recordar que han de ser aplicados uno por uno y que debemos adaptarnos a ellos poco a poco. De lo contrario, podríamos volver a la rutina de querer abarcar más de lo que podemos. No es malo fijarse objetivos que no sean del todo ambiciosos en la rutina diaria. Poder implementar un horario donde queden todos cumplidos es lo esencial para conseguir el éxito.

Sin embargo, existen algunos procesos que están estructurados únicamente para que podamos dejar volar nuestra imaginación y llegar a conceptos que, quizás no teníamos en mente. Por eso mismo, no todo lo que vamos a leer a continuación persigue un fin práctico.

Quick Wins que podemos añadir a nuestra rutina diaria

No debemos esperar a quedarnos en blanco, a encontrarnos saturados o a llegar a un punto máximo de agotamiento. La creatividad debe ser trabajada en todo momento de forma directa o indirecta y sabiendo que puede no tener respuestas inmediatas.

Planificar calendarios y listas de tareas

Debemos dedicar un tiempo prudente a planear cómo queremos que sea ese día. Organizar un calendario, echar mano de la agenda o simplemente planificar una lista siendo consciente de cuáles serán nuestros horarios y de cómo vamos a poder estructurarla para conseguir una mayor satisfacción.

No debe preocuparnos el tiempo que le dediquemos a esta actividad, cuanto más meditada y concienciada esté, más gratificantes serán los resultados cuando comprobemos que hemos sido realistas y prudentes. De este modo, lograremos cumplir todos nuestros objetivos al final del día.

Uno se conoce, y sabe cuál es su estado de ánimo en todo momento, por ello, no debemos machacarnos si no nos exigimos exactamente lo mismo todos los días de la semana. El descanso es realmente importante para la actividad cerebral.

Tiempos de descanso

Hilándolo con lo que acabamos de mencionar, es muy importante hablar de los distintos tiempos de descanso. Está más que confirmado que contar con pequeños momentos de descanso, no prolongados en el tiempo en exceso, son necesarios para poder oxigenar el cerebro, adquirir otros prismas y recuperar la motivación a la hora de ponerse manos a la obra.

Además, estos pequeños breaks podemos desempeñarlos como más prefiramos, a veces, un descanso activo dedicado a practicar deporte, a pensar en los proyectos personales o simplemente en salir a caminar y alejarnos del ordenador durante unos minutos mientras escuchamos nuestra música favorita, trae consigo mejores resultados cuando retomemos la actividad.

Adaptemos el trabajo a nosotros

Todos trabajamos bajo unos parámetros específicos, normas, reglas… Sin embargo, cada persona tiene un toque único y personal que puede aplicar a su actividad laboral, siempre y cuando esta no rompa con los esquemas establecidos de a lo que nos dediquemos.

Hemos de ser nosotros mismos, al igual que elegimos la decoración de nuestro cuarto o nuestra propia vestimenta, hemos de aplicar esta misma mentalidad a nuestro trabajo e imprimirle nuestro enfoque. No hay que trabajar o crear sobre lo que uno está observando, sino sobre lo que uno mismo conoce. Así, siempre encontraremos la forma de poder darle la vuelta y obtener unos resultados más que positivos bajo nuestro propio prisma.

No dejar proyectos pendientes

Hemos de procurar, al tiempo que organizamos nuestro horario o establecemos qué tiempo vamos a dedicarle al ocio, terminar todas las tareas que comenzamos. Aunque nos cueste más o pensemos que en esas horas es posible abordar varias vías de trabajo y que, poco a poco, durante la semana podremos ir cerrando, no debemos hacerlo.

Tomar esta decisión sería un error e incrementaría nuestra ansiedad. Debemos abordar las tareas de una a una, y si estamos hablando de un proyecto personal, hemos de aprender a dedicarle un poco de tiempo, siempre que el resto de nuestra vida nos lo permita. La satisfacción de poder acabar algo con buenos resultados trae consigo sensaciones increíbles que veremos aplicadas a otros aspectos de la vida.

Alimentarnos adecuadamente

Los excesos de carbohidratos refinados y azúcares, aunque puedan dar pequeños picos de energía, siempre acaban trayendo consigo grandes bajones. Llevar una dieta consciente y comer de forma equilibrada varias veces al día, nos ayudará a mantener las horas de productividad más altas y permitirá que podamos aprovecharlas.

Añadir un café a primeras horas de la mañana es esencial para mantenernos activos y estimular la creatividad, así como llegar a los momentos álgidos del día estando saciados y de buen humor.

Deporte

No importa cuál practiquemos, ni la hora del día a la que lo hagamos. Es cierto que, aprovechar las primeras horas de la mañana, puede conseguir grandes resultados que se verán a lo largo del día, pero no debemos frustrarnos si en ese momento no disponemos de tiempo.

Cualquier momento es bueno para salir a correr, practicar meditación o un deporte de acto impacto si consideramos que nos beneficia más con respecto al estrés del día a día.

Ideas que pueden cambiar el rumbo de las cosas

Aunque no las practiquemos de forma diaria ni incidan directamente en nuestro ámbito laboral, no hay que olvidar los proyectos personales, los gestos que nos hacen crecer y estar a gusto poniendo empeño y dedicación en ellos.

Pasar tiempo de ocio de calidad

Disfrutar de la lectura, del cine o del teatro. También, podemos optar por quedar con unos amigos y desconectar de las rutinas, de la ansiedad y del estrés que esto provoca. Las risas, compartir un momento agradable e incluso desahogarse cuando sea necesario, son pequeños momentos que debemos permitirnos para mejorar el estado de ánimo.

Es cierto que, estar siempre quejándonos de lo mal que lo estamos pasando en nuestro trabajo o lo hipersensibles que nos hallamos ante las discrepancias con nuestro jefe, podría retroalimentar una situación de incomodidad y afectarnos negativamente.

Trabajar el estrés

Ya sea mediante el deporte que hemos comentado o con cualquier otra actividad creativa, el estrés debe ser trabajado de forma constante por uno mismo. Quizás, en algunos momentos, nos encuentres mal y no sepamos realmente el motivo.

Es muy probable que esto se deba a no haber trabajado directamente el estrés, no habernos procurado esos pequeños descansos o momentos de ocio y que, poco a poco, esto haya agravado el problema.

Cuidar de la propia salud, aunque solo sea de forma preventiva, es muy necesario para aguantar los ritmos de la vida adulta.

Tener una libreta de ideas cerca

No importa si hacemos uso de una libreta física o de las notas del propio móvil, pero hemos de tener algo en lo que podamos escribir siempre a mano.

A lo mejor nos apetece escribir sobre nuestros sueños o sobre una pequeña idea que todavía no ha cobrado forma, y que no lo hará si no realizamos el pequeño paso de anotarla. Cualquier proceso de inspiración viene con la práctica, el ensayo y el error. Y, por supuesto, todo comienza con una idea.

La competitividad siempre debe ser sana

Debemos ser pacientes y no esperar que esto crezca de la nada, el esfuerzo constante es necesario para conseguir grandes frutos en un futuro. Por todo ello, cuando nos encontremos en un momento de inseguridad y pensemos que algún conocido o compañero lo está haciendo mejor que nosotros, probablemente nos estemos equivocando porque no conocemos la situación de la otra persona. Por tanto, debemos dejar a un lado la competitividad.

Optar por la propia superación, acceder a pequeños retos, conocernos a nosotros mismos y descubrir cómo nos desenvolvermos con ellos propiciará que forjemos nuestro camino. Esclarecerá qué es lo que debemos practicar y contribuirá a que hallemos muchas respuestas que todavía no creemos posibles.

Estamos convencidos de que nuestra CREATIVIDAD; INNOVACIÓN crecerá de la mano de estos consejos.

Formación relacionada

La página web www.cerem.ec utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir